EN EL SÓTANO

Marco

Desciendes las escaleras. El olor a humedad, a sangre, te marea. Has hecho esto demasiadas veces como para que ese olor te detenga. Cada paso que das, cada escalón que bajas, está acompañado por un gemido. Pero no eres tú el que gime.Otro paso y te sumerges en la oscuridad más absoluta. Los susurros de las sombras te rodean. El interruptor de la luz está en la pared, junto a tus dedos.
> Pulsar el interruptor. 
> También puedes seguir avanzando a oscuras.