Horrores in de nait

Noa Velasco

Eran tiempos oscuros. De hecho, eran las cuatro de la madrugada y no había luna, así que estaba más negro que el ojete de Valmor.  
Se dice que la oscuridad alberga horrores, pero eso es porque no han visto de cerca a mi suegra a plena luz del día.
En cualquier caso, estaba oscuro y dentro de aquella oscuridad se escondía un horror insondable, antiguo e inquietante. 
Temblar de miedo
Encender la lámpara