Travesias y desventuras de un picaro colectivo

Diego Fernandez y Gavino García

«Hijo, ya sé que no te veré más. Procura ser bueno, y Dios te guíe. Criado te he y con buen amo te he puesto. Válete por ti»
Estas son las ultimas palabras que te dijo tu madre antes de encomendarte a un ciego para que le sirviese para asi poder sobrevivir, alternativamente, podrias rechazar esta oferta y dedicarte a la prostitucion.
Ir donde el ciego
Prostituirse